¿Un sátrapa ch’ol?

“Los dioses ciegan a quienes quieren perder”

Homero.

Sátrapas fue el nombre que recibieron los gobernadores de las provincias de los antiguos imperios Medo y Persa. En esos tiempos los sátrapas eran elegidos directamente por el rey, generalmente entre miembros de la nobleza. Ejercían el poder judicial y administrativo, cobraban los impuestos, se encargaban del orden público y de reclutar y mantener el ejército. El propio Darío I se encargaba de su supervisión y control para evitar que se excedieran en sus funciones. Hoy el término es peyorativo y se aplica a quien gobierna despóticamente.

La “capsulita cultural” viene al caso porque hemos recibido el malestar de muchos grupos sociales originado por la manera selectiva y excluyente en el que el munícipe de Palenque, Alfredo Cruz Guzmán, aplica los programas y apoyos municipales. El edil de Convergencia se quedó “atrapado” en la pasada campaña electoral y se desquita de las personas, grupos y comunidades que votaron por otros candidatos excluyéndolos de los beneficios sociales que maneja, de manera discrecional. el ayuntamiento. Vamos, ni siquiera disimula. De plano les dice que como votaron por otro candidato, ya sea Mazú o Limón, que vayan con ellos a pedirles el apoyo porque de él no pueden esperar nada.

Como el malestar que esto ha generado ya llegó “a las alturas”, ahora disfraza su rencor con astuta estrategia. Si uno analiza la priorización de obra municipal que realizó, salta a la vista que no excluyó a comunidades en las que el voto le fue adverso y esa es su coartada. Sin embargo, como no pudo -aunque pretendió- oponerse al programa del gobernador Juan Sabines, “Chiapas Solidario”, para que a través de él lleguen las obras, si en cambio manipuló para imponer a sus simpatizantes en los correspondientes comités de cada comunidad. Es a través de ellos que la exclusión de los que están calificados como perredistas o priístas se viene dando, ya que en el caso de acciones de vivienda, se enlista a los incondicionales o simpatizantes para favorecerlos, pero se manda “a la goma” a quienes no lo son.

Sin embargo, en el pecado lleva la penitencia porque, no obstante que hasta desatiende el gobierno municipal por estar preparando su candidatura a la diputación federal, en lugar de sumar, resta; en lugar de multiplicar, divide. La aritmética política, de la buena, no la del fraude electoral, nada más no se le da. Pero finalmente a la sociedad lo que menos le importa es que fracase en su quimera de obtener una curul federal; lo lamentable, lo que lastima a la ciudadanía, es que en el proceso esté confrontando internamente a las comunidades, provocando posibles estallidos sociales y, lo que es peor, lesionando los derechos de los palencanos al excluirlos por sus preferencias políticas.

Luego entonces, el suyo se dibuja a sí mismo como un gobierno despótico, rencoroso y arbitrario, donde la libertad de preferencias políticas se castiga cuando no beneficia al gobernante, donde la no coincidencia es sinónimo de represión y exclusión. En Pocas Palabras…Cruz Guzmán es un sátrapa, una reliquia en un mundo moderno donde la tendencia es todo lo contrario de lo que él representa. Como los sátrapas persas, el gobernante Ch’ol está destinado a extinguirse o a ser “Una pieza de museo”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Palenque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s