Impunidad que mata a la “gallina de los huevos de oro”.

El caso de las jóvenes estudiantes norteamericanas que padecieron la delincuencia organizada de un grupo de policías auxiliares, a la entrada del Parque Nacional de Palenque, es una situación grave que se debe enfrentar, y fundamentalmente remediar, antes que minimizar o tratar de hacer como que “aquí no pasó nada”, pues se trata de dos jóvenes extranjeras que vivieron la pesadilla de sus vidas pensando encontrar el paraíso en Palenque y lo que hallaron fue la extorsión, el secuestro Express, y la tentativa de violación, no por parte de un grupo de bandoleros, sino por quienes debería coadyuvar en su seguridad, los agentes de la policía auxiliar.

Malo es que esto suceda en un destino turístico en el que se gasta mucho dinero para su promoción, en el que se piensan invertir miles de millones de pesos para dotarlo de un nuevo aeropuerto, introducir una moderna autopista que lo conecte con San Cristóbal de las Casas, y hasta un programa de mejoramiento de imagen urbana, todo con el propósito de que vengan más turistas. ¿Pero qué sucede cuándo vienen los turistas y unos delincuentes con placa, armas oficiales y uniformes de policía los violentan? Eso es lo peor, no sucede nada. Las autoridades se conforman con que los “muchachitos traviesos” regresen el dinero obtenido mediante la extorsión, ofrezcan de “dientes pa’fuera” una disculpa, y “sanseacabó”. En Pocas Palabras…lamentable es la delincuencia, pero terrible e imperdonable es la impunidad porque alienta al que delinque, al ver que “no pasa nada”, a volverlo a hacer.

Un síntoma de lo “contritos y apenados” que deben estar los policías señalados de al menos 4 delitos graves que se persiguen de oficio de acuerdo con el código penal vigente, es que en lugar de “enrollar su colita” al hacerse públicas sus trapacerías, prefirieron arremeter contra el operador político de la delegación de gobierno que apoyó a las extranjeras a poner su denuncia, denuncia que finalmente quedó en “un acuerdo entre particulares” como si solo se hubiese tratado de un choque en el que a una de ellas los policías le abollaron la defensa.

Hace falta que la ley se aplique sin consideraciones. No es argumento válido el decir que las americanas se conformaban con que los policías les regresaran el dinero cuando la ley marca que esos delitos SE PERSIGUEN DE OFICIO. Si las americanas regresaban o no para estar presentes en un careo durante el juicio, ya era cosa de ellas, pero la autoridad debió haber procedido conforme a la ley y debió iniciar la averiguación previa correspondiente y consignarlos ante el juez.

Hay quienes opinan que el ventilar en los medios estos casos lamentables que les ocurren a los turistas en Palenque es una publicidad negativa para este destino. Pero solamente reconociendo la realidad, previniendo que esto vuelva a ocurrir y aplicando la ley el problema puede ser resuelto. En Pocas Palabras…aplicar “la política del avestruz”: enterrar la cabeza e ignorar lo que pasa, no resuelve nada y alienta la impunidad.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo columna política, Palenque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s