Archivo de la categoría: denuncia

A un año de entregada la confianza, la decepción…

MARCELA

Por Enrique Romero

El lunes primero pasado se cumplió un año de que los electores chiapanecos llevaron a distintos personajes a cargos de elección popular. Les entregaron su confianza y sus esperanzas de lograr mejores niveles de bienestar que tanta falta hacen en sus municipios. Algunos, muy pocos, van validando esa confianza. Otros muchos se hacen pijijes con obras de poca monta, y otros de plano creen que gobiernan a imbéciles a los que pueden seguir engañando con entrega de pollitos y actos de demagogia.

El caso de los ediles de Catazajá y Salto de Agua, es emblemático en esta región de quienes esa confianza que hace un año recibieron en las urnas, se la han pasado por el “Arco del Triunfo” y ya en el poder mostraron el cobre, mientras que en campaña ofrecieron el oro y el moro…

A la edil de Catazajá, Marcela Avendaño Gallegos (las damas primero), le pasó lo que a esos perros que persiguen a los autos en movimiento y, ya que los alcanzan, no saben que hacer y sólo siguen ladrando.

A Marcela “La Caracha”, le ayudó enormemente su antecesor “El Peluche”, un pillo de siete suelas, que robó al más puro estilo Granier amparado en su padrino el subprocurador Culebro. Nadie quería más de él y su adversaria ancestral era Marcela, desde que contendieron juntos y (como es su costumbre) le robó el triunfo.

Marcela no se amilanó por la derrota. Siguió caminando en busca de otra oportunidad y la consiguió al ser postulada de nueva cuenta por el PRI (con Roberto Albores como padrino). Su contendiente fue la esposa de “Peluche”, así que para el elector estaba claro que votar por esa doña, aunque fuera del “Verde” y con el aval del Güero, era seguir en lo mismo y eso inclinó la balanza para que ahora sí Marcela tuviera la victoria.

Así se convirtió en la primera mujer en gobernar Catazajá, con una imagen positiva, aunque muchos se cuestionaban de dónde sacó recursos para estar 3 años en campaña, haciendo lo que ahora hace como edil con dinero del ayuntamiento (repartir pollitos, entregar balones y minucias de esas que como quiera que sea, cuando salen del bolsillo propio, a lo largo de 3 años son un importante capital). Sus detractores señalaban que estaba financiada por “los chicos malos” de Tabasco. Vaya usted a saber…

Ya en el gobierno se la ha pasado haciéndose pijije. Su administración en una Kermés, donde hace como que hace y no termina nada. En Zaragoza, su poblado natal, engaño a los ejidatarios ofreciendo construir una unidad deportiva. Sin embargo, y sin dar explicación alguna a la gente de ese poblado, que ya hasta habían donado el terreno para la obra, la desvió. Ahora se hará en la cabecera municipal. Seguramente pensando en las próximas elecciones, donde sueña ser diputada local, pues en la cabecera la obra es más rentable en lo electoral.

Los de Zaragoza están molestos con ella y comentan que “ni pa’alumbrar su pueblo sirve”, pues por las noches la falta de alumbrado público genera inseguridad. “Eso si se la pasa dando audiencias, como si con eso resolviera los problemas sociales. Promesas y más promesas. Puro taco de lengua”, dicen. “Candil de la calle y obscuridad en su casa”.

El rosario de quejas de los vecinos de su pueblo natal es grande y desgranan sus cuentas: “En abril pasado anunció en Zaragoza que el 15 de mayo iniciarían los trabajos de la carretera para concluir la obra de pavimentación. Y es pura mentira, no hay nada”. También Marcela, para su comunidad natal, anuncio el drenaje con planta potabilizadora y tampoco iniciaron la obra.

Destacan que entre los beneficios recibidos por su administración, en esa comunidad, “solo regaló 10 pollitos a ciertas familias y entregó en la escuela del castaño 40 computadoras”, pero aclaran que  “esas computadoras al mayoreo se consiguen a 5 mil pesos, y ella las facturó a 10 mil 800 pesos cada una. El beneficio entonces, no es para el pueblo, sino para ella”, comentaron indignados.

Pero lo que ha derramado el vaso de su paciencia es que ante la proximidad de la feria patronal de Zaragoza, Marcela, en lugar de meterle dinero a la escuela primaria de Zaragoza, “Francisco J. Grajales”, construida por Alberto Lastra Lacroix, cuando era gobernador Absalón, se encuentra en el abandono, pues los pobladores así la describen: “La escuela es un chiquero que no tiene facha de escuela. No tiene ventiladores ni climas. Es una obra obsoleta y rustica sin proyecto ni diseño con más de 40 años de antigüedad a la que no se le invierte nada, pero Marcela prefiere construir la iglesia católica pensando que así tendrá más votos, pues se acerca la fiesta patronal. Eso está haciendo con personal del ayuntamiento. Ahí están los de obras públicas en la construcción, y seguramente el material también lo pone el ayuntamiento. Eso es desviar recursos destinados a nosotros para dárselo a la Iglesia Católica, y que sepamos está prohibido”, denunciaron.

“Los padres de familia fueron a pedirle pintura a Marcela para la escuela. Ella les dijo que se pusieran a vender empanadas para conseguir el dinero. Hace poco “El Peluche” les dio a los padres de familia 2 mil pesos para la graduación de la generación que sale esta semana. Se enteró Marcela y les mandó a decir a los padres de familia que no recibieran nada de “Peluche” y menos que pintaran de verde la escuela. Ni ayuda ni deja que otros lo hagan”, relataron.

El balneario municipal del poblado es un terreno donado por el pueblo al ayuntamiento y no ha tenido nada de mantenimiento o inversión. Pero del sitio solo se acuerdan en Semana Santa para vender cerveza a raudales y embrutecer a la gente. “El Caracho” (así le apodan al padre de la edil) hace su agosto con ferias y festejos, es quien cobra permisos y mochadas” a nombre de su hija”, sostuvieron.

Otro tema delicado es el de la inseguridad que prevalece y la presencia de grupos delictivos donde ya hasta balaceras ha habido y donde la edil podría no sólo ser parte de la solución, sino del problema. Tema que ventilaré pronto, conforme obtenga corroboraciones, pero del que ya sabe incluso la SEDENA.

En fin, si en su pueblo natal esta es la imagen que tiene Marcela a un año de que ganara la elección, cómo será en otras comunidades donde no vive ni ella ni su familia? Para muestra un botón. Tuvo la prudencia de no festinar el aniversario de su triunfo en las redes sociales, donde hubiese tenido pronta respuesta de sus gobernados. No lo hizo e hizo bien. Pero en su estado del BBM  de su celular, si no se pudo contener y el lunes puso: “Recordando hace un año el triunfo. Gracias por tu confianza!!”.  Probablemente el mensaje estaba dirigido a  Albores Gleason, porque si fue a su pueblo, omitió reconocer que a esa confianza, la traicionó.

Otro que es “cochi” y se pasa de “trompudo” (del rebaño de albores Gleason, para variar) es el famoso “Payo”, el edil de Salto de Agua. Nuestro invitado en la próxima columna…será un honor!  Abur!

Deja un comentario

Archivado bajo Catazajá, Chiapas, columna política, denuncia

En Catazajá: llueve sobre mojado y llegan los “turistas” del infortunio.

El desbordamiento histórico del Usumacinta a niveles no vistos en 40 años, atrajo la atención del presidente Calderón hacia la zona de Los Ríos, la cual visitó con el gobernador Granier, pues se registran más de 100 mil afectados por las inundaciones. Aquí en Chiapas, el desbordamiento del Usumacinta y los incrementos sustantivos de algunos de sus afluentes han agravado la situación de más de mil familias de 25 comunidades de Catazajá, asentadas en las márgenes del Usumacinta y del Río Chico, cuyas viviendas ya se encontraban bajo el agua antes del desbordamiento del caudaloso Usumacinta.

Hablamos de unas 5 mil personas afectadas que, en el universo de más de 100 mil tabasqueños de la zona de Los Ríos que resultan damnificados, pueden parecer una minucia. Sin embargo, la situación de emergencia y las necesidades de ayuda son las mismas. A ellos no los ha visitado ni el presidente de la República, ni su gobernador. Ciertamente, su presidente municipal se ha puesto al frente de las acciones de apoyo que, tanto protección civil, como otras dependencias estatales y federales realizan para mitigar la desgracia de la población afectada.

Se ha visto a “Bencho” Prott Pimienta, hacer honor al cargo de munícipe visitando casi a diario a las comunidades afectadas, llevando lanchas con despensas y brigadas médicas. Los policías y demás empleados municipales han tenido la agotadora tarea de llevar ayuda diariamente a los damnificados desde hace varias semanas. Ya muestran cansancio, pero el ejemplo de “Bencho” los obliga a seguir adelante. Ni modo de dejarlo solo. Otros funcionarios estatales como Nabor Orozco, de protección civil, Agustín Cañas, delegado de Pesca, Ariel Requena, delegado de la Semavi, Doña Cata Medina, delegada de Economía, y unos pocos más que han sudado la camiseta junto con “Bencho” para atender constantemente las necesidades básicas de unos 5 mil afectados. Otros funcionarios, desafortunadamente, solo han llegado para tomarse la foto, para dar el paseo por lancha y terminar con una buena comida de pescado y cervezas. Han sido turistas del infortunio. Hubo hasta un edil de otro municipio que llegó, se echó a la espalda un costal con despensas para que le tomaran la foto, y apenas concluyeron los fotógrafos, tiró el costal al suelo y no volvió a cargar más que el despotismo, al que ya está acostumbrado y ya ni le pesa.

Pocos son los funcionarios que llegan verdaderamente a ayudar.

Pocos son los funcionarios que llegan verdaderamente a ayudar.

En Catazajá, afortunadamente no han faltado despensas, pero ya escasea el agua potable y otros productos, como pañales desechables que no se incluyen en la ayuda. A pesar de que la SEGOB ya emitió la declaratoria de emergencia para este municipio, los recursos del FONDEN no han sido liberados y los recursos municipales ya están prácticamente agotados. El gobierno del estado ha provisto las despensas, pero la contingencia no está sino empezando, la temporada de lluvias durará hasta noviembre y con el desbordamiento del Usumacinta se espera que las afectaciones sean mayores. En pocas palabras, en Catazajá “llueve sobre mojado” y desafortunadamente su desgracia “no pinta” en los medios nacionales ni en las visitas gubernamentales a las zonas afectadas, no obstante que el gobierno municipal es panista. Pareciera que no existen. Se han visto pasar por el río Usumacinta embarcaciones de la Marina que van río arriba, a la zona de Los Ríos, a prestar ayuda a los damnificados, pero a la gente de Catazajá nadie les llega a ayudar, solo les queda ver pasar la ayuda que va para Balancán, para Zapata, para Tenosique. Esta zona de Chiapas está muy lejana en la geografía y en los afectos del gobierno federal, y el gobierno estatal tampoco parece muy cercano. Ante esa situación hace falta la participación de quienes vivimos en esta zona para echarles una mano a “Bencho” y su gente, para suplir la indiferencia de funcionarios deshumanizados que hacen como que hacen, pero en verdad solamente llegan a hacerse pendejos.

Todos podemos ayudar con algo, todos podemos donar agua purificada, pañales desechables, toallas femeninas, medicamentos para combatir infecciones de la piel; muchos podemos ir a cargar las lanchas con la ayuda humanitaria. Hace falta solidaridad para con nuestros hermanos de Catazajá. Muchos dicen que ahí no pasa nada, que cada año se van al agua y que así viven felices. Lo cierto es que hoy la situación no es la misma de cada año, esta vez el desbordamiento del Usumacinta ha puesto las cosas al límite y se hace necesaria la solidaridad de todos para con quienes viven este desastre. Y no hay que olvidar que también en la zona de Benemérito y de Frontera Corozal hay comunidades afectadas. Menos aún que en Palenque, en Calatrava, hay gente con casas inundadas que ni siquiera han recibido la visita de su presidente municipal por el simple hecho de que no votaron por él, como si eso importara cuando se habla de gente -mujeres, ancianos y niños- que sufre. ¡Cuanta mezquindad!

Deja un comentario

Archivado bajo Catazajá, columna política, denuncia

El PRD en Chiapas: “Orgánico”, como el café.

La visita este pasado fin de semana a Chiapas de dos grandes aliados de Andrés Manuel López Obrador: Alejandro Encinas y Dolores Padierna, en la promoción de la consulta nacional sobre la reforma energética, que se realizará en este estado el próximo día 24, vino no solo a replantear el tema petrolero en la mente del ciudadano, sino también a tambalear las estructuras del perredismo oficialista chiapaneco, tan “orgánico” como el café de Yajalón, pero sin el buen sabor y cuerpo que caracterizan al aromático yajalonteco de altura.

Chiapas se encuentra en una encrucijada por como se resolvió la gubernatura en este estado y la manera en que debe mantener su relación con el ejecutivo federal. Cuando Juan Sabines no tuvo cabida como candidato por el PRI, el partido de toda la vida de su familia, buscó refugio en el PRD y lo hizo a través de “Los Chuchos”, en detrimento del auténtico perredismo -ese que hasta muertos ha dejado en Chiapas como mártires de una ideología de izquierda, muy vinculada al zapatismo-. La “traba” final para que Sabines fuese aceptado como candidato de un partido que no era el suyo fue Andrés Manuel López Obrador, quien en ese momento se daba como seguro ganador de la contienda por la Presidencia de la República. El Peje finalmente aceptó y el destino de Juan Sabines y del PRD en Chiapas quedó sellado. Por “una nariz”, Juan Sabines ganó en apretadísima elección a José Antonio Aguilar Bodegas, del PRI, la elección a gobernador.

Sin embargo, de pronto Sabines se encontró, ya como gobernador, que el presidente de la república no era El Peje, sino el panista Felipe Calderón. Guardando deferencia al “caudillo” perredista, pero apostando a una sólida relación con el gobierno federal, Sabines no solo reconoció a Calderón como presidente, sino además buscó una cercana relación, para lo cual hubo de distanciarse con los “pejerristas” a efecto de no incomodar a Calderón o que éste lo instalara en el “sospechosísimo” y le fuera vetado el paso a Los Pinos. Sabines maniobró con inteligencia mediante el güero Manuel Velasco, su compadre y senador, a través del otro “niño bonito”, el entonces secretario de la presidencia, Juan Camilo Muriño, actual secretario de gobernación.

En el terruño los perredistas proclives al Peje fueron desplazados por “neoperredistas”, los que de manera cómoda emigraron del PRI al Sol Azteca, y por gente de “Los Chuchos”, corriente que no incomoda a Felipe Calderón como lo hacen las “pejerristas”. Si desde el gobierno de Pablo Salazar el PRD era manejado por el gobernador, con Sabines la situación no cambió mucho. Como dijo en Palenque este sábado Dolores Padierna, el PRD en Chiapas está convertido en “un partido de burócratas”. Pero además, recordó que la actual dirigencia estatal, con Alejandro Gamboa, quien era del Verde Ecologista y es una imposición del gobierno, era surgida del fraude y en consecuencia tan “espuria” como la presidencia de Felipe Calderón. Tendrá o no razón la doña “Pa’piernas” -la cual conserva una figura envidiable y apetecible-, la cosa es que la gente hasta aplaudió cuando mencionó al “Peje” como “Presidente Legítimo”.

En Pocas Palabras…hay un divorcio entre el perredismo militante e ideológico y el perredismo “orgánico y comodón” de este estado, que con la llegada de estas figuras del “pejerrismo” nacional se hizo más obvio. Podrá usted decir que finalmente a AMLO lo traicionó Juan Sabines al no seguirle el paso e irse tras Felipe Calderón, pero Sabines está en lo correcto al no enemistarse con quien suelta el billete para las grandes obras, es decir el gobierno federal, aunque también tendría que dejar al perredismo chiapaneco espacios de autonomía para que pueda desarrollarse y evolucionar, sin acudir a compadrazgos, amiguismos ni dedazos a favor de personajes carentes de la ideología izquierdista.

Cuando un gobernante le apuesta a partidos autónomos y fuertes se está ante un estadista. Cuando, por el contrario, los maneja a su antojo y en atención a su propia agenda, se está ante un “titiritero”. Una cosa es la astucia política y otra la sabiduría con visión de estado…esa, pocos la alcanzan.

Deja un comentario

Archivado bajo denuncia, Palenque

La “indiosincracia” de los ediles choles les “hace bolas el engrudo”.

Ayer los dos ediles de la etnia ch’ol, el de Palenque, Alfredo Cruz Guzmán, y el de Salto de Agua, Manuel Sánchez, dieron muestra de que la soberbia mestiza domina su carácter y ya en el cargo se les olvida como “llevar la chucha al agua”. En Pocas Palabras, demostraron que son políticos de ocasión y no de profesión, si como política entendemos el arte de la concertación.

Si en la primera presidencia municipal de Cruz Guzmán, que como priísta detentó hace 6 años el nativo de Salto de Agua y avecindado en Palenque, donde tuvo el chance de estudiar y ser gente decente, dejó comiendo camote a los contratistas locales por darle todas las obras a contratistas de otros lados, sobretodo a su compadre Cigarroa -que tiene domiciliada en Palenque a su empresa, pero realmente no está aquí-, ahora los contratistas palencanos no están dispuestos a que Cruz Guzmán, ya como edil “convergenciero”, les repita la dosis prehispánica de “atole con el dedo” y los deje sin una sola obrita para chambear.

Al parecer el trasfondo de esa “segregación” radica en el ya famoso “diezmo” -que desde hace tiempo, como los “cachitos” de lotería, más bien es vigésimo- con el que se tienen que “mochar” los contratistas para beneficio de la economía personal de los sufridos ediles. Amén de los compromisos de campaña, es decir del financiamiento que recibieron de las compañías constructoras, para sufragar sus gastos de campaña. O sea todo se reduce a compromisos político-económicos que a la postre van en detrimento de la calidad de la obra pública, porque júrelo que el “diezmo” no lo van a sacar de sus bolsillos, sino se lo van a quitar a la obra en calidad. De ahí tanta obra que al poco tiempo ya está arruinada.

Lo que está en juego es algo así como 150 millones de pesos que se destinarán, de diversos fondos, a la obra pública en Palenque. Saque cuentas y verá que, sí se embolsan un 20 por ciento de “diezmo”, estamos hablando de unos 30 milloncitos de pesos. Nada despreciable la cantidad, sobretodo porque las campañas a la diputación federal salen costosas y hay que “engordar el cochinito”, para poder dar regalitos a los campesinos y costear los eventos en comunidades.

Sin embargo, si solo un “shishito” de esos 150 millones de pesos les diera en obra a los pocos contratistas locales, no tendría “pedos en el ejido”, y sí por el contrario apoyos y simpatías por parte de los ingenieros y arquitectos locales, que lo único que piden es su “cachito” del “pastelote” municipal. ¡No hay que ser, si para todos da! Solo que, como se siente menos que los “kashlanes” y es un resentido social, ahora que es poderoso, Cruz Guzmán prefiere humillarlos no dándoles ni agua. No es cuestión de economía, sino de soberbia, de terquedad y empecinamiento. Lo traiciona, pues, su ideosincracia, esa que le hace olvidar que -en teoría- es político.

Ahora, por el mismo estilo anda Manuel Ch’ol, el edil salteño, solo que ese pasa a “jorobar” no solo a los “kashlanes”, sino a los de su propia raza y por mendigos cinco mil pesos que no les quiso dar a los ejidatarios de Ruiz Cortinez, para la maquinaria que repare la calle de la comunidad, ocasionó perdidas infinitamente más grandes al generar el bloqueo que los desesperados ejidatarios realizaron ayer sobre la carretera a Ocosingo, el cual afectó a Misol-Há y Agua Azul, las dos bellezas naturales más importantes del norte de Chiapas, justo en plena temporada vacacional. ¿Qué le costaba dar ese billetito, que los mismos campesinos dicen que no es nada comparado con lo que se gasta en palenque en trago, comida y demás placeres? Pero no, se trata de hacerse el importante y de empecinarse para sentirse más que los demás. En fin, ya para el último año del trienio andan llorando ¿ya para qué?

1 comentario

Archivado bajo columna política, denuncia, Palenque