Los sabinistas se disputan el poder en Palenque

Ariel Requena, el nuevo delegado.

La fragmentación de los sabinistas se evidencia en la medida que el sexenio se acaba. En esta región operan varios grupos: el de la secretaria de Medio Ambiente e Historia Natural, Lourdes López Moreno; el del diputado federal, Juan Carlos López, el de Rafael Ceballos, y el del Subprocurador, Jorge Javier Culebro Damas. Todos buscan colocar a sus “alfiles” en posiciones estratégicas, de cara a la contienda electoral del 2012. El reciente “jaloneo” para designar un delegado de gobierno en Palenque así lo muestra, pero también trasluce la poca seriedad de las instituciones.

El secretario de gobierno, Noé Castañón, logró “record Guinnes” al firmar, en menos de un mes, tres nombramientos de delegado de gobierno en Palenque: el primero para Felipe Villareal, quien “se puso enfermito” (por problemas de “la presión”) y tuvo que renunciar a los pocos días; el segundo para Chucho Pimienta, quien no tuvo tiempo de “montar en su caballo” y -antes de su presentación pública- tuvo que dimitir, pues el grupo dominante resultó “alérgico” al olor de la cebolla. Y el tercero para el delegado de Medio Ambiente, Ariel Requena Meza, quien trabaja “sólo por socializar”, porque “lo suyo” parece ser la  hamaca, conforme la ausencia de resultados en los años que lleva como delegado de Medio Ambiente. ¿Habrá otro nombramiento más?

Queda claro que no se busca el perfil idóneo, sino lo que cuenta es que sea del mismo equipo. En pocas palabras, se trata de quedarse con “todas las canicas” para lo que venga en el 2012, y no de entablar alianzas con los otros grupos para fortalecerse mutuamente. La lucha por el poder, al parecer, no está aún en los partidos políticos, sino en los grupos sabinistas…al tiempo.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo columna política

En Catazajá: llueve sobre mojado y llegan los “turistas” del infortunio.

El desbordamiento histórico del Usumacinta a niveles no vistos en 40 años, atrajo la atención del presidente Calderón hacia la zona de Los Ríos, la cual visitó con el gobernador Granier, pues se registran más de 100 mil afectados por las inundaciones. Aquí en Chiapas, el desbordamiento del Usumacinta y los incrementos sustantivos de algunos de sus afluentes han agravado la situación de más de mil familias de 25 comunidades de Catazajá, asentadas en las márgenes del Usumacinta y del Río Chico, cuyas viviendas ya se encontraban bajo el agua antes del desbordamiento del caudaloso Usumacinta.

Hablamos de unas 5 mil personas afectadas que, en el universo de más de 100 mil tabasqueños de la zona de Los Ríos que resultan damnificados, pueden parecer una minucia. Sin embargo, la situación de emergencia y las necesidades de ayuda son las mismas. A ellos no los ha visitado ni el presidente de la República, ni su gobernador. Ciertamente, su presidente municipal se ha puesto al frente de las acciones de apoyo que, tanto protección civil, como otras dependencias estatales y federales realizan para mitigar la desgracia de la población afectada.

Se ha visto a “Bencho” Prott Pimienta, hacer honor al cargo de munícipe visitando casi a diario a las comunidades afectadas, llevando lanchas con despensas y brigadas médicas. Los policías y demás empleados municipales han tenido la agotadora tarea de llevar ayuda diariamente a los damnificados desde hace varias semanas. Ya muestran cansancio, pero el ejemplo de “Bencho” los obliga a seguir adelante. Ni modo de dejarlo solo. Otros funcionarios estatales como Nabor Orozco, de protección civil, Agustín Cañas, delegado de Pesca, Ariel Requena, delegado de la Semavi, Doña Cata Medina, delegada de Economía, y unos pocos más que han sudado la camiseta junto con “Bencho” para atender constantemente las necesidades básicas de unos 5 mil afectados. Otros funcionarios, desafortunadamente, solo han llegado para tomarse la foto, para dar el paseo por lancha y terminar con una buena comida de pescado y cervezas. Han sido turistas del infortunio. Hubo hasta un edil de otro municipio que llegó, se echó a la espalda un costal con despensas para que le tomaran la foto, y apenas concluyeron los fotógrafos, tiró el costal al suelo y no volvió a cargar más que el despotismo, al que ya está acostumbrado y ya ni le pesa.

Pocos son los funcionarios que llegan verdaderamente a ayudar.

Pocos son los funcionarios que llegan verdaderamente a ayudar.

En Catazajá, afortunadamente no han faltado despensas, pero ya escasea el agua potable y otros productos, como pañales desechables que no se incluyen en la ayuda. A pesar de que la SEGOB ya emitió la declaratoria de emergencia para este municipio, los recursos del FONDEN no han sido liberados y los recursos municipales ya están prácticamente agotados. El gobierno del estado ha provisto las despensas, pero la contingencia no está sino empezando, la temporada de lluvias durará hasta noviembre y con el desbordamiento del Usumacinta se espera que las afectaciones sean mayores. En pocas palabras, en Catazajá “llueve sobre mojado” y desafortunadamente su desgracia “no pinta” en los medios nacionales ni en las visitas gubernamentales a las zonas afectadas, no obstante que el gobierno municipal es panista. Pareciera que no existen. Se han visto pasar por el río Usumacinta embarcaciones de la Marina que van río arriba, a la zona de Los Ríos, a prestar ayuda a los damnificados, pero a la gente de Catazajá nadie les llega a ayudar, solo les queda ver pasar la ayuda que va para Balancán, para Zapata, para Tenosique. Esta zona de Chiapas está muy lejana en la geografía y en los afectos del gobierno federal, y el gobierno estatal tampoco parece muy cercano. Ante esa situación hace falta la participación de quienes vivimos en esta zona para echarles una mano a “Bencho” y su gente, para suplir la indiferencia de funcionarios deshumanizados que hacen como que hacen, pero en verdad solamente llegan a hacerse pendejos.

Todos podemos ayudar con algo, todos podemos donar agua purificada, pañales desechables, toallas femeninas, medicamentos para combatir infecciones de la piel; muchos podemos ir a cargar las lanchas con la ayuda humanitaria. Hace falta solidaridad para con nuestros hermanos de Catazajá. Muchos dicen que ahí no pasa nada, que cada año se van al agua y que así viven felices. Lo cierto es que hoy la situación no es la misma de cada año, esta vez el desbordamiento del Usumacinta ha puesto las cosas al límite y se hace necesaria la solidaridad de todos para con quienes viven este desastre. Y no hay que olvidar que también en la zona de Benemérito y de Frontera Corozal hay comunidades afectadas. Menos aún que en Palenque, en Calatrava, hay gente con casas inundadas que ni siquiera han recibido la visita de su presidente municipal por el simple hecho de que no votaron por él, como si eso importara cuando se habla de gente -mujeres, ancianos y niños- que sufre. ¡Cuanta mezquindad!

Deja un comentario

Archivado bajo Catazajá, columna política, denuncia

A Juárez, el Ch’ol se lo pasó por “el Arco del Triunfo”

“Pocas o ninguna vez

se cumple con la ambición

que no sea con daño de tercero”.

Miguel de Cervantes Saavedra.

Escritor español.

La ambición desmedida, como todo exceso, termina por perjudicar a quien la padece, porque pierde la proporción de las cosas y termina siendo esclavo de ella, pero en el camino pierde también la ética y poco le importa perjudicar a terceros para lograr sus fines, porque para él la tesis maquiavélica de que “el fin justifica los medios” es premisa fundamental.

Indígena ch’ol, de origen muy humilde y nacido en Madero, Salto de Agua, el actual edil de Palenque, Alfredo Cruz Guzmán, supo remontar la adversidad de su cuna y, con constancia y tenacidad, logró titularse como ingeniero en una universidad norteña. Parecía que la historia del pastorcito de Guelatao se repetía en Chiapas. De mente despierta, Cruz Guzmán aprovechó la coyuntura de un PRI dividido y, sin tener militancia tricolor, pero sí billete de su empresa de agroquímicos, salió candidato a la Presidencia Municipal de Palenque, un municipio en el que no nació, pero al que desde niño vino a estudiar con el apoyo de familias palencanas. El hombre se convirtió en edil sin saber nada de política, pero sí de administración. La política jamás se le dio, pues explotaba a la menor provocación, se confrontaba con quienes discrepaban de su modo de hacer las cosas. y su primer trienio terminó con una rechifla generalizada y, con gritos de “rateros”, la población despidió al cabildo que encabezó.

Quiso ser diputado federal, de nuevo por el PRI, y con esa ambición hasta se enfrentó con su mentor Rafa Ceballos; sin embargo, la contienda interna la ganó La Güera Yary Gebhardt, quien a pesar de tener una elección de estado en contra, ganó la diputación federal con la mayor votación que se registra en este distrito; Cruz Guzmán había pronosticado que, con Yary como candidata, el PRI perdería. Evidentemente fallo en su pronóstico, surgido no del análisis, sino de la envidia y el no querer aceptar que si en el PRI le negaron la candidatura a la diputación, como más adelante lo volvieron a hacer cuando quiso ser de nuevo el candidato del  PRI a la alcaldía, fue sobretodo por el mal desempeño que tuvo como edil, que el electorado se cobró dando el gane a Salgado Correa, no porque Salgado haya sido un gran candidato, sino porque de esa manera se expresó el descontento hacia el gobierno priísta de Cruz Guzmán, quien salió bajo la sospecha de que se llevó todo lo que pudo del erario municipal y hasta ahora, que ya es munícipe por Convergencia, donde tuvo que ir a pedir el logotipo y los colores prestados, no ha demostrado que ya tiene el finiquito de sus cuentas públicas, correspondientes a su gobierno anterior.

La elección en la que supuestamente ganó, fue un fraude de cabo a rabo. El dinero a manos llenas, y sin que se haya aclarado de dónde salió tanto, se usó para comprar, lo mismo votantes que todos los funcionarios de algunas mesas electorales. Supo aprovechar la coyuntura de un PRD dividido y vacilante, de un PRI ensoberbecido porque creía que ya había ganado, y de actores políticos que le dieron jugada a Cruz Guzmán porque convenía a sus propios intereses. Ahora ya es de nuevo munícipe, pero se resiste a serlo porque desde el primer día de su administración ha trabajado para construir su candidatura a la diputación federal. Del ayuntamiento solo le interesan los recursos que le aportan en esta ambición desmedida. Atender a la población solo es dable si en ello van comprometidos apoyos y votos a su favor. A quienes sabe que no votaron por él y a los que no lo aceptan como posible candidato a diputado, los discrimina y los amenaza.

El poder y el dinero los usa para comprar conciencias, para ser zalamero con quienes detentan más poder que él y pueden ser útiles a sus propósitos; o por el contrario, invierte recursos, que no son suyos, para corromper lealtades y financiar campañas de desprestigio. Nada le duele más que lo critiquen, aunque la crítica sea fundamentada, aunque se tengan -valga la metáfora- “Los pelos de la rata en la mano”. Criticarlo es, desde su perspectiva intolerante, la manera más segura de ganar su enemistad y su odio. Por eso tiene tantos enemigos, y tendrá más en la medida que de motivos para la crítica.

Poco ha hecho a 10 meses de haber asumido la alcaldía y de ese poco, las obras comenzaron a destiempo, les agarraron las lluvias y en la pésima calidad que revelan, sobretodo los periféricos, se ha visto que está dado “atole con el dedo” a la ciudadanía, para llevarse la “tajada del león” en cada una de esas obras, particularmente los periféricos; tal vez para “engordar el cochinito” de su futura campaña. Si en su primer gobierno medio cuidó las formas para que no se notara el latrocinio, en esta su segunda administración perdió todo el pudor y, hasta el ciudadano más ingenuo y despistado, comenta ya el presumible saqueo profundo del erario municipal.

Si el haber superado su humilde cuna y la marginación en la que creció es objeto de encomio y hasta un ejemplo para miles de indígenas, como lo es Benito Juárez, con la perversidad que hoy gobierna, echa por tierra lo loable de su esfuerzo, pues para trepar hasta donde ha llegado, no ha dudado en traicionar, corromper y entrampar, con tal de lograr su ambición. Sin embargo, y como Jonathan Swift, el escritor y político irlandés, observó: “La ambición suele llevar a las personas a ejecutar los menesteres más viles. Por eso, para trepar, se adopta la misma postura que para arrastrarse”, ¿O no?

Deja un comentario

Archivado bajo columna política, Palenque

El PRD en Chiapas: “Orgánico”, como el café.

La visita este pasado fin de semana a Chiapas de dos grandes aliados de Andrés Manuel López Obrador: Alejandro Encinas y Dolores Padierna, en la promoción de la consulta nacional sobre la reforma energética, que se realizará en este estado el próximo día 24, vino no solo a replantear el tema petrolero en la mente del ciudadano, sino también a tambalear las estructuras del perredismo oficialista chiapaneco, tan “orgánico” como el café de Yajalón, pero sin el buen sabor y cuerpo que caracterizan al aromático yajalonteco de altura.

Chiapas se encuentra en una encrucijada por como se resolvió la gubernatura en este estado y la manera en que debe mantener su relación con el ejecutivo federal. Cuando Juan Sabines no tuvo cabida como candidato por el PRI, el partido de toda la vida de su familia, buscó refugio en el PRD y lo hizo a través de “Los Chuchos”, en detrimento del auténtico perredismo -ese que hasta muertos ha dejado en Chiapas como mártires de una ideología de izquierda, muy vinculada al zapatismo-. La “traba” final para que Sabines fuese aceptado como candidato de un partido que no era el suyo fue Andrés Manuel López Obrador, quien en ese momento se daba como seguro ganador de la contienda por la Presidencia de la República. El Peje finalmente aceptó y el destino de Juan Sabines y del PRD en Chiapas quedó sellado. Por “una nariz”, Juan Sabines ganó en apretadísima elección a José Antonio Aguilar Bodegas, del PRI, la elección a gobernador.

Sin embargo, de pronto Sabines se encontró, ya como gobernador, que el presidente de la república no era El Peje, sino el panista Felipe Calderón. Guardando deferencia al “caudillo” perredista, pero apostando a una sólida relación con el gobierno federal, Sabines no solo reconoció a Calderón como presidente, sino además buscó una cercana relación, para lo cual hubo de distanciarse con los “pejerristas” a efecto de no incomodar a Calderón o que éste lo instalara en el “sospechosísimo” y le fuera vetado el paso a Los Pinos. Sabines maniobró con inteligencia mediante el güero Manuel Velasco, su compadre y senador, a través del otro “niño bonito”, el entonces secretario de la presidencia, Juan Camilo Muriño, actual secretario de gobernación.

En el terruño los perredistas proclives al Peje fueron desplazados por “neoperredistas”, los que de manera cómoda emigraron del PRI al Sol Azteca, y por gente de “Los Chuchos”, corriente que no incomoda a Felipe Calderón como lo hacen las “pejerristas”. Si desde el gobierno de Pablo Salazar el PRD era manejado por el gobernador, con Sabines la situación no cambió mucho. Como dijo en Palenque este sábado Dolores Padierna, el PRD en Chiapas está convertido en “un partido de burócratas”. Pero además, recordó que la actual dirigencia estatal, con Alejandro Gamboa, quien era del Verde Ecologista y es una imposición del gobierno, era surgida del fraude y en consecuencia tan “espuria” como la presidencia de Felipe Calderón. Tendrá o no razón la doña “Pa’piernas” -la cual conserva una figura envidiable y apetecible-, la cosa es que la gente hasta aplaudió cuando mencionó al “Peje” como “Presidente Legítimo”.

En Pocas Palabras…hay un divorcio entre el perredismo militante e ideológico y el perredismo “orgánico y comodón” de este estado, que con la llegada de estas figuras del “pejerrismo” nacional se hizo más obvio. Podrá usted decir que finalmente a AMLO lo traicionó Juan Sabines al no seguirle el paso e irse tras Felipe Calderón, pero Sabines está en lo correcto al no enemistarse con quien suelta el billete para las grandes obras, es decir el gobierno federal, aunque también tendría que dejar al perredismo chiapaneco espacios de autonomía para que pueda desarrollarse y evolucionar, sin acudir a compadrazgos, amiguismos ni dedazos a favor de personajes carentes de la ideología izquierdista.

Cuando un gobernante le apuesta a partidos autónomos y fuertes se está ante un estadista. Cuando, por el contrario, los maneja a su antojo y en atención a su propia agenda, se está ante un “titiritero”. Una cosa es la astucia política y otra la sabiduría con visión de estado…esa, pocos la alcanzan.

Deja un comentario

Archivado bajo denuncia, Palenque

La Comisión Nacional de Garantías “fliteó” al “Chaquiste”.

Si un estado de la república hubo durante la pasada contienda interna del PRD que haya podido haberse calificado de “un auténtico cochinero”, este fue Chiapas, y dada la controversia que desató el proceso interno a nivel nacional, ya es decir demasiado. En pocas palabras, se vale ser “cochinos”, pero no hay que pasarse de “trompudos”. Y en este estado el perredismo orgánico, ligado a la corriente de “Los Chuchos”, se pasó de eso, de “trompudos”.

Por eso no sorprende que finalmente este lunes se supiera que le dieron “reversa” a la presunta dirigencia estatal de Alejandro Gamboa, quien ya hasta había “rendido protesta” y decía que estaba “cincho” como dirigente en Chiapas. Ahora si no va poder ni protestar pues la comisión nacional de garantías del Sol Azteca finalmente declaró inválida la elección en Chiapas y tendrá que irse a una nueva elección.

Ojala no sea como la anterior, pues en Palenque, como en otros municipios, nunca llegaron algunas urnas, y por lo tanto sus boletas nunca fueron utilizadas por los electores, pero luego en Tuxtla aparecieron con miles de votos a favor de Alejandro Gamboa, mejor conocido en el ambiente artístico como “El Chaquiste”, quien era desconocido para los perredistas, por la sencilla razón de que ni perredista era, sino regidor del Verde Ecologista en un municipio del estado de México. Pero eso sí, “alfil” del diputado federal chiapaneco, Manuel “El Güero” Velasco, y “cuate” del gobernador Juan Sabines.

Luego de esta “fliteada” que la Comisión Nacional de Garantías del PRD le pegó al “Chaquiste”, al invalidar la elección, no está claro si repetirá como candidato de los “Chuchos” y del Gobernador a la dirigencia estatal perredista, pues una de las cosas que el grupo del Andrés Manuel López Obrador le impugnó fue precisamente su falta de militancia y el haber tenido un cargo de elección popular por un partido distinto.

Lo cierto es que si se repite la elección ya no estará Ismael Brito Mazariegos, ex-presidente del Congreso del Estado, defendiendo el estandarte del Peje, pues aceptó el premio de consolación de ser subsecretario de gobierno en la zona centro, en el gabinete de Juan Sabines. ¿Quién retomará el estandarte pejista sabiendo que los dados del gobierno del estado están cargados hacia los “chuchos”?

Aquí, si el gober persiste en su empeño de poner al “Chaquiste” como dirigente estatal, seguramente tarde que temprano lo será. Pero esta invalidación de la elección le restó legitimidad al “Chaquiste”, puso en evidencia el “cochinero” que la elección interna fue en Chiapas, y retrasó el calendario político del perredismo en el estado, el cual deberán de sortear la “cena de negros” que significará una nueva elección estatal.

Eso sin contar que las tribus perredistas luego habrán de darse hasta con la cubeta para decidir las dirigencias municipales. El proceso interno para definir las candidaturas a las elecciones federales, se verán también afectado y aplazado por este “contratiempo” interno del PRD. Si hubieran cuidado las formas y aún haciendo trampa no hubiesen sido tan obvios y el candidato por lo menos hubiese sido perredista, otro sería su cantar. Lo que todavía no entiendo es porqué si el Peje decidió la candidatura perredista de Sabines como gobernador, éste se encuentra “amarrado” con “Los Chuchos” ¿Será para no picarle la cresta a Felipe Calderón? En pocas palabras, y como dicen los gringos: “Money talks”.

Deja un comentario

Archivado bajo columna política, Palenque

La “indiosincracia” de los ediles choles les “hace bolas el engrudo”.

Ayer los dos ediles de la etnia ch’ol, el de Palenque, Alfredo Cruz Guzmán, y el de Salto de Agua, Manuel Sánchez, dieron muestra de que la soberbia mestiza domina su carácter y ya en el cargo se les olvida como “llevar la chucha al agua”. En Pocas Palabras, demostraron que son políticos de ocasión y no de profesión, si como política entendemos el arte de la concertación.

Si en la primera presidencia municipal de Cruz Guzmán, que como priísta detentó hace 6 años el nativo de Salto de Agua y avecindado en Palenque, donde tuvo el chance de estudiar y ser gente decente, dejó comiendo camote a los contratistas locales por darle todas las obras a contratistas de otros lados, sobretodo a su compadre Cigarroa -que tiene domiciliada en Palenque a su empresa, pero realmente no está aquí-, ahora los contratistas palencanos no están dispuestos a que Cruz Guzmán, ya como edil “convergenciero”, les repita la dosis prehispánica de “atole con el dedo” y los deje sin una sola obrita para chambear.

Al parecer el trasfondo de esa “segregación” radica en el ya famoso “diezmo” -que desde hace tiempo, como los “cachitos” de lotería, más bien es vigésimo- con el que se tienen que “mochar” los contratistas para beneficio de la economía personal de los sufridos ediles. Amén de los compromisos de campaña, es decir del financiamiento que recibieron de las compañías constructoras, para sufragar sus gastos de campaña. O sea todo se reduce a compromisos político-económicos que a la postre van en detrimento de la calidad de la obra pública, porque júrelo que el “diezmo” no lo van a sacar de sus bolsillos, sino se lo van a quitar a la obra en calidad. De ahí tanta obra que al poco tiempo ya está arruinada.

Lo que está en juego es algo así como 150 millones de pesos que se destinarán, de diversos fondos, a la obra pública en Palenque. Saque cuentas y verá que, sí se embolsan un 20 por ciento de “diezmo”, estamos hablando de unos 30 milloncitos de pesos. Nada despreciable la cantidad, sobretodo porque las campañas a la diputación federal salen costosas y hay que “engordar el cochinito”, para poder dar regalitos a los campesinos y costear los eventos en comunidades.

Sin embargo, si solo un “shishito” de esos 150 millones de pesos les diera en obra a los pocos contratistas locales, no tendría “pedos en el ejido”, y sí por el contrario apoyos y simpatías por parte de los ingenieros y arquitectos locales, que lo único que piden es su “cachito” del “pastelote” municipal. ¡No hay que ser, si para todos da! Solo que, como se siente menos que los “kashlanes” y es un resentido social, ahora que es poderoso, Cruz Guzmán prefiere humillarlos no dándoles ni agua. No es cuestión de economía, sino de soberbia, de terquedad y empecinamiento. Lo traiciona, pues, su ideosincracia, esa que le hace olvidar que -en teoría- es político.

Ahora, por el mismo estilo anda Manuel Ch’ol, el edil salteño, solo que ese pasa a “jorobar” no solo a los “kashlanes”, sino a los de su propia raza y por mendigos cinco mil pesos que no les quiso dar a los ejidatarios de Ruiz Cortinez, para la maquinaria que repare la calle de la comunidad, ocasionó perdidas infinitamente más grandes al generar el bloqueo que los desesperados ejidatarios realizaron ayer sobre la carretera a Ocosingo, el cual afectó a Misol-Há y Agua Azul, las dos bellezas naturales más importantes del norte de Chiapas, justo en plena temporada vacacional. ¿Qué le costaba dar ese billetito, que los mismos campesinos dicen que no es nada comparado con lo que se gasta en palenque en trago, comida y demás placeres? Pero no, se trata de hacerse el importante y de empecinarse para sentirse más que los demás. En fin, ya para el último año del trienio andan llorando ¿ya para qué?

1 comentario

Archivado bajo columna política, denuncia, Palenque

“El que pregunta, saber quiere”. O el arte de hacer preguntas incómodas.

Dicen los filósofos antiguos que del escepticismo nace el conocimiento. El que no sabe, pregunta. El que cuestiona trata de llegar a la verdad. Preguntar nos hace sabios, pero también impertinentes a los ojos de quienes la verdad es solo una circunstancia, un “detalle menor”. Así piensan muchos políticos. Y es que muchas veces, la verdad no peca pero incomoda, por lo que, en Pocas Palabras, existen las preguntas incómodas.

Si a una mujer otoñal se le pregunta la edad, es una pregunta incómoda. Si a la suegra se le cuestiona si su vida sexual ha sido satisfactoria, también. Pero no hay necesidad, en política y entre gente decente, de hacer preguntas íntimas para incomodar al interlocutor, sobretodo si está inmerso en la vida pública.

Esta mañana amanecí con la obsesión de hacer preguntas incómodas, de esas que se hace la población y que normalmente quedan sin respuesta, aunque algunas de ellas las intuyamos. Aquí consigno algunas de ellas, aunque supongo que usted también tiene las suyas, no menos importantes.

¿Será que finalmente el gobierno de Chiapas dejó de considerarnos como “ahijados” de Tabasco y ahora sí va a invertir en Palenque para construir el aeropuerto y tener carreteras decentes?

¿Tendremos la fortuna de tener en breve otro presidente municipal porque el actual se va de precandidato a la diputación federal? (No deje de rezarle a San Alejo)

¿Quién le parece menos malo para ser el próximo diputado federal: Alfredo Cruz Guzmán, Juan Carlos López Fernández, Javier Álvarez, o “Toño” Morales Messner?

¿Le caerá “la voladora” a los ex-munícipes Jorge Morales Franco, de Catazajá, o Isidro “Chilo” Sánchez Damas, de La Libertad…o sigue la justicia siendo selectiva?

¿Quién heredará en Palenque las “tribus” perredistas y será el próximo dirigente municipal del Sol Azteca? ¿”Chema” Priego, Enrique Zepeda…o la inefable “Chatarra”?

¿Cuál proyecto de universidad para Palenque prevalecerá? ¿Una regional, la extensión de la Unicach, o la de la Narro?

¿Sabrá aprovechar el PRI en el distrito de Palenque el fortalecimiento que observa el PRI nacional para ser la opción más fuerte en la próxima contienda federal, o la “dejarán” pasar, perdidos en el canibalismo político?

¿Cuándo venga un mundo de turistas, porque ya tendremos carreteras buenas y aeropuerto, sabremos ofrecerles atención y buenos servicios, o seguiremos con la idea de que como ya están aquí “ya se chingaron”, y  ahora “la beben o la derraman”?

Como ven, este jueguito de andar de preguntón es inacabable y tiene doble utilidad: de entrada ya se gana mucho en que todos nos planteemos las preguntas, y si tenemos suerte, podemos llegar a las respuestas. ¡Hagan sus apuestas señores!

4 comentarios

Archivado bajo columna política, Palenque