Archivo de la etiqueta: abandono de escuela

A un año de entregada la confianza, la decepción…

MARCELA

Por Enrique Romero

El lunes primero pasado se cumplió un año de que los electores chiapanecos llevaron a distintos personajes a cargos de elección popular. Les entregaron su confianza y sus esperanzas de lograr mejores niveles de bienestar que tanta falta hacen en sus municipios. Algunos, muy pocos, van validando esa confianza. Otros muchos se hacen pijijes con obras de poca monta, y otros de plano creen que gobiernan a imbéciles a los que pueden seguir engañando con entrega de pollitos y actos de demagogia.

El caso de los ediles de Catazajá y Salto de Agua, es emblemático en esta región de quienes esa confianza que hace un año recibieron en las urnas, se la han pasado por el “Arco del Triunfo” y ya en el poder mostraron el cobre, mientras que en campaña ofrecieron el oro y el moro…

A la edil de Catazajá, Marcela Avendaño Gallegos (las damas primero), le pasó lo que a esos perros que persiguen a los autos en movimiento y, ya que los alcanzan, no saben que hacer y sólo siguen ladrando.

A Marcela “La Caracha”, le ayudó enormemente su antecesor “El Peluche”, un pillo de siete suelas, que robó al más puro estilo Granier amparado en su padrino el subprocurador Culebro. Nadie quería más de él y su adversaria ancestral era Marcela, desde que contendieron juntos y (como es su costumbre) le robó el triunfo.

Marcela no se amilanó por la derrota. Siguió caminando en busca de otra oportunidad y la consiguió al ser postulada de nueva cuenta por el PRI (con Roberto Albores como padrino). Su contendiente fue la esposa de “Peluche”, así que para el elector estaba claro que votar por esa doña, aunque fuera del “Verde” y con el aval del Güero, era seguir en lo mismo y eso inclinó la balanza para que ahora sí Marcela tuviera la victoria.

Así se convirtió en la primera mujer en gobernar Catazajá, con una imagen positiva, aunque muchos se cuestionaban de dónde sacó recursos para estar 3 años en campaña, haciendo lo que ahora hace como edil con dinero del ayuntamiento (repartir pollitos, entregar balones y minucias de esas que como quiera que sea, cuando salen del bolsillo propio, a lo largo de 3 años son un importante capital). Sus detractores señalaban que estaba financiada por “los chicos malos” de Tabasco. Vaya usted a saber…

Ya en el gobierno se la ha pasado haciéndose pijije. Su administración en una Kermés, donde hace como que hace y no termina nada. En Zaragoza, su poblado natal, engaño a los ejidatarios ofreciendo construir una unidad deportiva. Sin embargo, y sin dar explicación alguna a la gente de ese poblado, que ya hasta habían donado el terreno para la obra, la desvió. Ahora se hará en la cabecera municipal. Seguramente pensando en las próximas elecciones, donde sueña ser diputada local, pues en la cabecera la obra es más rentable en lo electoral.

Los de Zaragoza están molestos con ella y comentan que “ni pa’alumbrar su pueblo sirve”, pues por las noches la falta de alumbrado público genera inseguridad. “Eso si se la pasa dando audiencias, como si con eso resolviera los problemas sociales. Promesas y más promesas. Puro taco de lengua”, dicen. “Candil de la calle y obscuridad en su casa”.

El rosario de quejas de los vecinos de su pueblo natal es grande y desgranan sus cuentas: “En abril pasado anunció en Zaragoza que el 15 de mayo iniciarían los trabajos de la carretera para concluir la obra de pavimentación. Y es pura mentira, no hay nada”. También Marcela, para su comunidad natal, anuncio el drenaje con planta potabilizadora y tampoco iniciaron la obra.

Destacan que entre los beneficios recibidos por su administración, en esa comunidad, “solo regaló 10 pollitos a ciertas familias y entregó en la escuela del castaño 40 computadoras”, pero aclaran que  “esas computadoras al mayoreo se consiguen a 5 mil pesos, y ella las facturó a 10 mil 800 pesos cada una. El beneficio entonces, no es para el pueblo, sino para ella”, comentaron indignados.

Pero lo que ha derramado el vaso de su paciencia es que ante la proximidad de la feria patronal de Zaragoza, Marcela, en lugar de meterle dinero a la escuela primaria de Zaragoza, “Francisco J. Grajales”, construida por Alberto Lastra Lacroix, cuando era gobernador Absalón, se encuentra en el abandono, pues los pobladores así la describen: “La escuela es un chiquero que no tiene facha de escuela. No tiene ventiladores ni climas. Es una obra obsoleta y rustica sin proyecto ni diseño con más de 40 años de antigüedad a la que no se le invierte nada, pero Marcela prefiere construir la iglesia católica pensando que así tendrá más votos, pues se acerca la fiesta patronal. Eso está haciendo con personal del ayuntamiento. Ahí están los de obras públicas en la construcción, y seguramente el material también lo pone el ayuntamiento. Eso es desviar recursos destinados a nosotros para dárselo a la Iglesia Católica, y que sepamos está prohibido”, denunciaron.

“Los padres de familia fueron a pedirle pintura a Marcela para la escuela. Ella les dijo que se pusieran a vender empanadas para conseguir el dinero. Hace poco “El Peluche” les dio a los padres de familia 2 mil pesos para la graduación de la generación que sale esta semana. Se enteró Marcela y les mandó a decir a los padres de familia que no recibieran nada de “Peluche” y menos que pintaran de verde la escuela. Ni ayuda ni deja que otros lo hagan”, relataron.

El balneario municipal del poblado es un terreno donado por el pueblo al ayuntamiento y no ha tenido nada de mantenimiento o inversión. Pero del sitio solo se acuerdan en Semana Santa para vender cerveza a raudales y embrutecer a la gente. “El Caracho” (así le apodan al padre de la edil) hace su agosto con ferias y festejos, es quien cobra permisos y mochadas” a nombre de su hija”, sostuvieron.

Otro tema delicado es el de la inseguridad que prevalece y la presencia de grupos delictivos donde ya hasta balaceras ha habido y donde la edil podría no sólo ser parte de la solución, sino del problema. Tema que ventilaré pronto, conforme obtenga corroboraciones, pero del que ya sabe incluso la SEDENA.

En fin, si en su pueblo natal esta es la imagen que tiene Marcela a un año de que ganara la elección, cómo será en otras comunidades donde no vive ni ella ni su familia? Para muestra un botón. Tuvo la prudencia de no festinar el aniversario de su triunfo en las redes sociales, donde hubiese tenido pronta respuesta de sus gobernados. No lo hizo e hizo bien. Pero en su estado del BBM  de su celular, si no se pudo contener y el lunes puso: “Recordando hace un año el triunfo. Gracias por tu confianza!!”.  Probablemente el mensaje estaba dirigido a  Albores Gleason, porque si fue a su pueblo, omitió reconocer que a esa confianza, la traicionó.

Otro que es “cochi” y se pasa de “trompudo” (del rebaño de albores Gleason, para variar) es el famoso “Payo”, el edil de Salto de Agua. Nuestro invitado en la próxima columna…será un honor!  Abur!

Deja un comentario

Archivado bajo Catazajá, Chiapas, columna política, denuncia